La terapia contra la depresión

La depresión es un trastorno afectivo donde expresamos el dolor a través de síntomas psíquicos. Desafortunadamente, este tipo de trastorno es muy habitual en la actualidad, y por ello hoy vamos a conocer un poco acerca de la terapia contra la depresión buscando solucionar esta situación que muchas veces está presente en nuestras vidas aunque no llegamos a ser conscientes de ello, y otras la confundimos con problemas menores más fácilmente solucionables.

La terapia contra la depresión

Qué es la depresión

La depresión es un trastorno de nuestro estado de ánimo que nos hace sentirnos decaídos psicológicamente y que finalmente se acaba traduciendo a un decaimiento físico, presentando una gran variedad de síntomas como puede ser la pérdida de la autoestima, desinterés por las cosas, tristeza generalizada, sentimiento de desmoralización, pérdida de apetito, astenia, descenso del peso corporal, insomnio, somnolencia frecuente, etcétera.

No obstante, es importante contar con un buen profesional que pueda detectar si realmente nos encontramos en un proceso depresivo o no, llevando a cabo un diagnóstico tanto acerca de nuestro síntomas como de las razones que hayan podido desembocar en los mismos.

Hay que tener en cuenta que en el caso de que dichos síntomas se hagan presentes durante un corto plazo de tiempo no significa que nos encontremos en una depresión, sino que se trata de episodios normales de tristeza o frustración que son pasajeros, es decir, se basan en una reacción natural para todos y cada uno de nosotros. Por ejemplo, si perdemos a un ser querido, nos enfrentamos a un divorcio, etcétera.

Pero si se da el caso de que la duración de los mismos supera los seis meses o incluso llegan a incapacitarnos en nuestra actividad diaria entonces entraríamos en lo que clínicamente es conocido como una depresión mayor.

Cómo detectar una depresión

Evidentemente, para detectar una depresión es importante contar con la opinión de un profesional capacitado, ya que muchas veces confundimos este trastorno con lo que se denomina trastorno adaptativo con estado de ánimo deprimido. También hay que tener en cuenta que no entrarían dentro de la depresión aquellos casos en los que se presentan síntomas depresivos que hayan sido provocados por medicamentos o incluso por problemas somáticos.

Para poder considerar que existe la necesidad de proceder al tratamiento de la depresión al menos deberemos mantener durante dos semanas seguidas y de forma más o menos continuada un estado de ánimo deprimido y una disminución del placer o el interés en cualquier actividad. Adicionalmente también será necesario que existan tres de los siguientes supuestos: cambios bruscos en nuestro peso y apetito, agitación o enlentecimiento psicomotor, insomnio o hipersomnia, pérdida de energía y fatiga generalizada, sentimientos de culpabilidad habituales o sensación de inutilidad, ideas recurrentes de muerte o suicidio o problemas de concentración o a la hora de tomar decisiones.

En definitiva, si queremos valorar la posibilidad de padecer algún tipo de depresión es esencial que contemos con nuestro médico de confianza.

El tratamiento de la depresión

Existen distintos tipos de depresión y, por ello, también podremos contar con un variado compendio de técnicas a través de las cuales tendremos la posibilidad de solucionar nuestros problemas.

Para proceder al tratamiento de la depresión encontraremos distintas vías como es el tratamiento farmacológico, el tratamiento psicoterápico, la autoayuda guiada, el ejercicio físico, la terapia electroconvulsiva y la utilización de remedios naturales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir