Las terapias manuales

Hoy vamos a hablar de las terapias manuales, una opción fantástica para recuperar nuestro cuerpo o incluso para encauzarlo y llevarlo por el buen camino. Para aquellos que no conozcan este tipo de técnicas, hoy vamos a realizar un breve recorrido para conocer algunas de las más importantes y sobre todo para aclarar los beneficios que pueden suponer para nuestro organismo.

Las terapias manuales

Qué son las terapias manuales

En las terapias manuales, la herramienta principal son evidentemente las manos, las cuales son utilizadas con fines curativos. No obstante es importantísimo que en estos casos contactemos con un profesional debidamente acreditado académicamente, ya que de lo contrario se trata de un proceso que puede acabar incluso lesionándonos y creando dolores crónicos.

Existen distintos factores y anomalías por las que podemos padecer cualquier tipo de dolor (por ejemplo, algo muy habitual es padecer dolores de espalda especialmente si pasamos muchas horas sentados), vemos que la amplitud de movimientos se reduce, perdemos nuestra funcionalidad, etcétera. En general, se trata de anomalías orgánicas que generalmente van a tener solución, pero eso sí, para ello nos tenemos que poner en manos de un experto que tenga la capacidad de localizar el foco del problema y actuar sobre él.

Las técnicas de las terapias manuales

Existen muchos tipos de terapias manuales, razón por la cual también encontraremos una gran cantidad de técnicas e incluso de aparatología, procedimientos, etcétera. Por esa razón es algo complicado intentar resumir este aspecto sin acabar creando un artículo excesivamente largo.

Por otra parte, en los últimos años hemos sido testigos de una evolución sin precedentes de los métodos utilizados en las terapias manuales, destacando fundamentalmente aquellos que en la actualidad se encuentran en manos de los fisioterapeutas.

El mayor experto en terapias manuales

La única forma de estar totalmente convencidos de que estamos siendo tratados por un experto durante las terapias manuales es contrastando con un centro de fisioterapia, ya que para conseguir un buen resultado es necesario contar con los años de formación necesarios.

A partir de aquí, el profesional se encargará de localizar todos los puntos y elegir los tipos de terapias manuales más acertadas para nuestro caso particular.

La prevención es esencial

El problema es que muchas veces, cuando optamos por recurrir a las terapias manuales, en realidad ya se nos ha hecho un poco tarde. Si bien es cierto que podemos mejorar nuestro estado e incluso solucionar dolores y limitaciones que podamos tener en la actualidad, lo que tenemos que tener muy claro es que siempre es mejor prevenir que curar, es decir, no solo tenemos que acudir al fisioterapeuta para que solucione problemas cuando consideramos que nos están limitando nuestra vida diaria, sino que también podemos plantearnos consultar con ellos desde el primer momento en el que comenzamos a sentir molestias.

Gracias a ello no sólo evitaremos la aparición de problemas crónicos, sino que también nos estaremos garantizando una mejor calidad de vida y un proceso de recuperación muchísimo más rápido que si esperamos a que el problema ya se haya agudizado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir