La terapia existencial humanista

En esta ocasión vamos a hablar de la terapia existencial humanista, un tipo de terapia enfocada en facilitar todas las herramientas necesarias para conseguir un cambio en el paciente. No obstante, esta terapia busca fundamentalmente la comprensión y aceptación, es decir, intenta valorar los aspectos humanos con el objetivo de ayudar en la evolución de la persona que precisa de atención.

La terapia existencial humanista

Qué es la terapia existencial humanista

En estos últimos días hemos ido explicando algunas de las principales terapias a través de las cuales podemos mejorar distintos aspectos de nuestra vida, pero en esta ocasión vamos a centrarnos en la terapia existencial humanista, una opción muy interesante que podríamos considerar se extiende más por la rama filosófica que la médica.

En este sentido, la terapia existencial considera que el hombre se encuentra constantemente desarrollándose y evolucionando, lo que implica una serie de movimientos y cambios constantes que se producen en la persona y que además se basan en la relación con el medio en el que se encuentra y por supuesto también en las experiencias vividas.

Debido a estos cambios, nuestra existencia se ve a menudo enfrentada a determinadas circunstancias y procesos que exigirán una solución por nuestra parte, pero dependiendo de los aspectos que hayan influido en nuestra persona, estas soluciones serán adoptadas de forma positiva o negativa.

El objetivo de la terapia existencial humanista

Por ello, el principal objetivo de la terapia existencial humanista es conseguir que el paciente tenga a su alcance todo aquello que necesite para lograr conocerse a sí mismo, de forma que pueda mostrarse tanto así como a todos los que le rodean tal y como es, logrando de esta manera un desarrollo y potenciación que hasta la fecha muy probablemente se había visto interrumpido.

No obstante, hay que tener en cuenta que este tipo de terapia está fundamentalmente centrada en el presente, es decir, evidentemente necesita buscar las bases de nuestro pensamiento y razonamiento, pero su objetivo no es el de atacar a los problemas iniciales que hayan derivado en la personalidad y la forma de actuar en la actualidad, sino que se centra en encontrar aquellas alternativas que nos permitan cambiar nuestros comportamientos y comenzar a razonar el modo en el que vemos la vida para encontrar la senda más adecuada que nos permita alcanzar el equilibrio emocional.

En este sentido, si nos sometemos a este tipo de terapia observaremos que tan sólo nos centramos en el presente y en nuestras vivencias actuales, ya que la premisa principal es modificar nuestro presente para tener un futuro más acorde.

Los principales exponentes de la terapia existencial

Para conseguir un desarrollo adecuado dentro de la terapia existencial humanista, existe una serie de representantes que son los responsables de la evolución de las distintas técnicas como es el caso de James Bungental, Emmy van Deurzen, Ernesto Spinelli, Hans Conh, Irvin Yalom y Rollo May.

Por otra parte, también cabe destacar que esta terapia se adapta a una gran cantidad de pacientes pudiendo solventar distintos problemas que puedan surgir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir