Terapias caseras para mejorar la circulación

Si tienes problemas de circulación sanguínea, presta atención a las mejores terapias caseras.

Si se te suelen dormir las manos o los pies, notas tus extremidades frías, o notas que te pesan las piernas, puede ser que te encuentres delante de problemas de circulación.

caminando

Es importante acudir a profesionales para que realmente conozcas lo que le ocurre a tu organismo, pero debes conocer que hay una serie de terapias caseras para poder mejorar la circulación de nuestro cuerpo, con el fin de recuperar la fluidez adecuada de los vasos sanguíneos.

El hecho de tener colesterol, una dieta no apropiada con nuestro cuerpo o situación, además de otros factores como celulitis, pueden incrementar los problemas de circulación.

Las mejores terapias caseras

Con el objetivo de mejorar la circulación de las piernas y en definitiva de cualquier parte del cuerpo, te reflejamos una serie de terapias caseras que podrás llevar a cavo desde el hogar, o en la misma calle.

Infusión de ginko biloba

Tomar por las mañanas la nombrada infusión ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y mejorar de forma efectiva la circulción en todo nuestro cuerpo. La dilatación de los vasos y venas de nuestro cuerpo debido al ginko biloba, permite una mayor fluidez de la sangre por nuestro organismo.

Ejercicio semanal

No hay nada mejor para nuestro cuerpo que practicar ejercicio de forma continuada. Es recomendable salir a correr, ir al gimnasio o practicar cualquier tipo de actividad física, al menos tres veces a la semana. Se convierte en una terapia que no sólo ayudará a mejorar la circulación de nuestro cuerpo, sino que mejoraremos nuestro estado de salud.

Dieta equilibrada

Las dietas no sólo existen para intentar perder peso. Si cuidamos lo que comemos ayudaremos que nuestro organismo trabaje de forma adecuada y fluida. La circulación es uno de los elementos afectados por la mala alimentación, provocando una contracción de los vasos sanguíneos debido a excesos de azúcar, alcohol, etc. Las grasas saturadas colapsan la circulación, mientras que las grasas esenciales como las que aportan las nueces o el salmón, hacen todo lo contrario.

Baño con hierbas

Una de las terapias caseras para mejorar la circulación consiste en preparar una bañera en la que introducimos hojas de tomillo secas, juntamente con hojas frescas de ortiga y hojas de castaño, juntamente con agua caliente. Lo mezclamos todo y dejamos enfriar alrededor de 20 minutos. Este baño es ideal para nuestra circulación.

De todos modos, si notas que puede tener problemas más serios, no dudes en asistir al médico, ya que puede que tengas que enfrentarte a un tratamiento que no puede ser sustituido por ninguna de estas terapias naturales, recurriendo a suplementos concretos.

Add Comment